Vivir con una persona que padece la enfermedad de Alzheimer o demencia senil es duro. Desde los primeros síntomas, comienza a surgir una enorme preocupación del entorno familiar, especialmente cuando surgen los episodios de pérdida de memoria reciente, los cuales se van haciendo cada vez más recurrentes y prolongados. Al principio, son olvidos esporádicos, de no recordar una acción o el día en que se está viviendo, pero luego comienzan a ocurrir otro tipo de incidentes, tales como la tendencia a deambular fuera de la casa.
¿Te imaginas estar parado en un lugar, ya sea en vehículo o a pie, y no saber tu nombre, tu dirección, de dónde vienes o hacia dónde te diriges? Es lo que le ocurre a la mayoría de las personas que sufren Alzheimer o demencia senil en las etapas evolutivas de la enfermedad. Y si lo miras desde el punto de vista de la familia, el panorama es aún peor. Imagina la preocupación de no encontrar al padre, madre o abuelo, no saber en qué lugar se encuentra ni poder contactarlo de ninguna forma.
Entonces, la familia comienza a evaluar las acciones para procurar la mayor seguridad del anciano/a. Una solución es transformar la casa en un verdadero fuerte, instalando cerraduras especiales y procurando que la persona no se acerque al exterior; sin embargo, especialmente al inicio de los síntomas, los adultos mayores desean continuar con el normal funcionamiento de su vida, haciendo las actividades de su rutina.

ELITE-negra
Pulsera Elite ID

En estos casos, hay que pensar en una solución que los resguarde en los momentos de extravío, una especie de GPS como lo tienen los vehículos; y si bien esas soluciones ya existen en el mercado, son de muy alto costo y aún no está comprobado su nivel de efectividad y confianza. Por esto, la solución que ofrece RUTAID a través de sus pulseras identificadoras es la mejor alternativa del mercado, tanto en su sencillez como en su efectividad; poseer todos los datos de identificación y contacto en la muñeca, es una real solución para las personas que se desorientan, así como también para quienes los encuentran. Solo basta con llamar al número de contacto y dar a conocer la ubicación.

Imagina el tremendo alivio de recibir una llamada indicando dónde se encuentra tu papá, tu mamá, tu tío o tu abuelo. Porque hay algo que no se puede olvidar, y es la seguridad. Elige tu RUTAID. Revisa acá

 

 

CONSEJOS DE SEGURIDAD PARA PERSONAS CON MAL DE ALZHEIMER O DEMENCIA SENIL

• Instala cerraduras de seguridad en todas las ventanas y puertas exteriores, sobre todo si la persona tiene tendencia a deambular. Quita las cerraduras de las puertas del baño para impedir que la persona se encierre accidentalmente.
• Usa picaportes con seguro, como los usados para la protección de los niños, en los gabinetes de la cocina y en cualquier otra parte donde se guarden productos de limpieza u otros productos químicos.
• Ponle etiquetas a los medicamentos y guárdalos con llave. También pon los cuchillos, encendedores, fósforos y las armas de fuego en un lugar seguro y fuera de alcance.
• Quita las alfombras de piso sueltas y cualquier otra cosa que pueda contribuir a una caída.
• Asegúrate que la iluminación sea buena tanto dentro como fuera de la casa.
• Asegura cualquier cosa que represente un peligro, por ejemplo, que a la persona con Alzheimer se le olvide apagar la estufa después de cocinar. Considere la instalación de un interruptor automático en la estufa para prevenir quemaduras o incendios
• Verifica que has asegurado o guardado cualquier cosa que pueda representar un peligro, tanto dentro como fuera de la casa.
alz 3

 

 

Deja tu comentario

Tu correo no sera publicado.