×

Si conduces una motocicleta, o tienes un familiar o amigo que lo haga, esto te interesará. Desde hace un tiempo, este medio de transporte ha tomado mayor relevancia como una alternativa al auto en las grandes ciudades, como Santiago, pues en la mayoría de los casos significa un considerable ahorro de tiempo en el trayecto hacia o desde el trabajo.

Si bien tiene ésta y otras ventajas, no hay que olvidar que manejar una motocicleta implica varias responsabilidades, entre las más importantes: respetar las normativas del tránsito como cualquier otro vehículo y poseer un equipamiento de seguridad adecuado tanto para el conductor como para el acompañante.

manejando-moto-6390

Un estudio sobre seguridad vial realizado en España arroja interesantes datos a tener en cuenta. Por ejemplo, que en promedio un 8% de los conductores de moto se ven implicados al menos en un accidente al año con otro vehículo. Y si bien esta tasa no es tan alta, un dato crítico es que en el 72% de los accidentes de motocicletas se producen heridos, mientras que en los demás vehículos motorizados esta cifra es del 11,5%, debido al escaso nivel de protección que poseen estos vehículos, donde prácticamente el cuerpo es tu carrocería.

Al igual que en la conducción de automóviles, los dos primeros años de conducción de motocicletas son los que registran las mayores cifras de siniestralidad. De la mano con este dato, es que los jóvenes hasta 30 años son los conductores de motos que registran mayores tasas de siniestralidad; por estas razones, es sumamente importante tomar todas las medidas de seguridad exigidas por la ley.

Un equipamiento básico para el motociclista debería tener los siguientes elementos:
Casco: Un buen casco es la parte más importante del equipamiento; tu cabeza es la parte más delicada de tu cuerpo y la que mejor debes proteger.

Chaqueta: Una buena chaqueta cuenta con protecciones en codos y hombros para prevenir impactos, así como en la espalda si no dispones de una espaldera independiente.

Guantes: Las manos son lo primero que siempre va por delante, si por algún motivo tienes que ponerlas en el suelo no vas a tener tiempo de pensar si las llevas o no protegidas.

Pantalones: No le restes importancia a proteger la parte inferior del cuerpo, las rodillas son junto a las manos de lo primero que toca el suelo en caso de caída y el uso de unos pantalones con rodilleras puede evitar serias lesiones.

Botas: El caso es proteger bien pies y tobillos, asegurando un buen agarre e incluso manteniéndolos secos en caso de lluvia.


RUTAID:
Imagina que sufres un accidente grave y pierdes la conciencia. Tal vez lleves contigo tus datos de identificación, pero la persona que te auxilie no necesariamente tendrá la información para poder contactar a algún familiar tuyo, ni menos conocerá cuál es el centro asistencial al que debe llevarte. Por eso es tan importante que tengas tu pulsera RUTAID: no solo podrás poner tus datos de contacto, sino también la clínica/hospital de tu preferencia.

Tenlo presente. La próxima vez que vayas a subirte a tu moto, asegúrate de llevar tu casco, tu equipamiento y tu RUTAID, necesaria compañera de ruta.

posicionmanosmoto2

Vivir con una persona que padece la enfermedad de Alzheimer o demencia senil es duro. Desde los primeros síntomas, comienza a surgir una enorme preocupación del entorno familiar, especialmente cuando surgen los episodios de pérdida de memoria reciente, los cuales se van haciendo cada vez más recurrentes y prolongados. Al principio, son olvidos esporádicos, de no recordar una acción o el día en que se está viviendo, pero luego comienzan a ocurrir otro tipo de incidentes, tales como la tendencia a deambular fuera de la casa.
¿Te imaginas estar parado en un lugar, ya sea en vehículo o a pie, y no saber tu nombre, tu dirección, de dónde vienes o hacia dónde te diriges? Es lo que le ocurre a la mayoría de las personas que sufren Alzheimer o demencia senil en las etapas evolutivas de la enfermedad. Y si lo miras desde el punto de vista de la familia, el panorama es aún peor. Imagina la preocupación de no encontrar al padre, madre o abuelo, no saber en qué lugar se encuentra ni poder contactarlo de ninguna forma.
Entonces, la familia comienza a evaluar las acciones para procurar la mayor seguridad del anciano/a. Una solución es transformar la casa en un verdadero fuerte, instalando cerraduras especiales y procurando que la persona no se acerque al exterior; sin embargo, especialmente al inicio de los síntomas, los adultos mayores desean continuar con el normal funcionamiento de su vida, haciendo las actividades de su rutina.

ELITE-negra
Pulsera Elite ID

En estos casos, hay que pensar en una solución que los resguarde en los momentos de extravío, una especie de GPS como lo tienen los vehículos; y si bien esas soluciones ya existen en el mercado, son de muy alto costo y aún no está comprobado su nivel de efectividad y confianza. Por esto, la solución que ofrece RUTAID a través de sus pulseras identificadoras es la mejor alternativa del mercado, tanto en su sencillez como en su efectividad; poseer todos los datos de identificación y contacto en la muñeca, es una real solución para las personas que se desorientan, así como también para quienes los encuentran. Solo basta con llamar al número de contacto y dar a conocer la ubicación.

Imagina el tremendo alivio de recibir una llamada indicando dónde se encuentra tu papá, tu mamá, tu tío o tu abuelo. Porque hay algo que no se puede olvidar, y es la seguridad. Elige tu RUTAID. Revisa acá

 

 

CONSEJOS DE SEGURIDAD PARA PERSONAS CON MAL DE ALZHEIMER O DEMENCIA SENIL

• Instala cerraduras de seguridad en todas las ventanas y puertas exteriores, sobre todo si la persona tiene tendencia a deambular. Quita las cerraduras de las puertas del baño para impedir que la persona se encierre accidentalmente.
• Usa picaportes con seguro, como los usados para la protección de los niños, en los gabinetes de la cocina y en cualquier otra parte donde se guarden productos de limpieza u otros productos químicos.
• Ponle etiquetas a los medicamentos y guárdalos con llave. También pon los cuchillos, encendedores, fósforos y las armas de fuego en un lugar seguro y fuera de alcance.
• Quita las alfombras de piso sueltas y cualquier otra cosa que pueda contribuir a una caída.
• Asegúrate que la iluminación sea buena tanto dentro como fuera de la casa.
• Asegura cualquier cosa que represente un peligro, por ejemplo, que a la persona con Alzheimer se le olvide apagar la estufa después de cocinar. Considere la instalación de un interruptor automático en la estufa para prevenir quemaduras o incendios
• Verifica que has asegurado o guardado cualquier cosa que pueda representar un peligro, tanto dentro como fuera de la casa.
alz 3

 

 

Elija una mochila con tirantes anchos y acojinados, así como respaldo acojinado y con alguna huincha reflectante
Organiza la mochila utilizando todos sus bolsillos. Coloque lo más pesado en el centro. Importante es que nunca deberá pesar más del 10% al 20% del peso de tu hijo.

Leer más →

Go Top

BIENVENIDO A RUTAID

Suscríbete y obtén un 10% de descuento en tu primera compra.

Gracias por suscribirte, en breve recibirás tu cupón!