Si conduces una motocicleta, o tienes un familiar o amigo que lo haga, esto te interesará. Desde hace un tiempo, este medio de transporte ha tomado mayor relevancia como una alternativa al auto en las grandes ciudades, como Santiago, pues en la mayoría de los casos significa un considerable ahorro de tiempo en el trayecto hacia o desde el trabajo.

Si bien tiene ésta y otras ventajas, no hay que olvidar que manejar una motocicleta implica varias responsabilidades, entre las más importantes: respetar las normativas del tránsito como cualquier otro vehículo y poseer un equipamiento de seguridad adecuado tanto para el conductor como para el acompañante.

manejando-moto-6390

Un estudio sobre seguridad vial realizado en España arroja interesantes datos a tener en cuenta. Por ejemplo, que en promedio un 8% de los conductores de moto se ven implicados al menos en un accidente al año con otro vehículo. Y si bien esta tasa no es tan alta, un dato crítico es que en el 72% de los accidentes de motocicletas se producen heridos, mientras que en los demás vehículos motorizados esta cifra es del 11,5%, debido al escaso nivel de protección que poseen estos vehículos, donde prácticamente el cuerpo es tu carrocería.

Al igual que en la conducción de automóviles, los dos primeros años de conducción de motocicletas son los que registran las mayores cifras de siniestralidad. De la mano con este dato, es que los jóvenes hasta 30 años son los conductores de motos que registran mayores tasas de siniestralidad; por estas razones, es sumamente importante tomar todas las medidas de seguridad exigidas por la ley.

Un equipamiento básico para el motociclista debería tener los siguientes elementos:
Casco: Un buen casco es la parte más importante del equipamiento; tu cabeza es la parte más delicada de tu cuerpo y la que mejor debes proteger.

Chaqueta: Una buena chaqueta cuenta con protecciones en codos y hombros para prevenir impactos, así como en la espalda si no dispones de una espaldera independiente.

Guantes: Las manos son lo primero que siempre va por delante, si por algún motivo tienes que ponerlas en el suelo no vas a tener tiempo de pensar si las llevas o no protegidas.

Pantalones: No le restes importancia a proteger la parte inferior del cuerpo, las rodillas son junto a las manos de lo primero que toca el suelo en caso de caída y el uso de unos pantalones con rodilleras puede evitar serias lesiones.

Botas: El caso es proteger bien pies y tobillos, asegurando un buen agarre e incluso manteniéndolos secos en caso de lluvia.


RUTAID:
Imagina que sufres un accidente grave y pierdes la conciencia. Tal vez lleves contigo tus datos de identificación, pero la persona que te auxilie no necesariamente tendrá la información para poder contactar a algún familiar tuyo, ni menos conocerá cuál es el centro asistencial al que debe llevarte. Por eso es tan importante que tengas tu pulsera RUTAID: no solo podrás poner tus datos de contacto, sino también la clínica/hospital de tu preferencia.

Tenlo presente. La próxima vez que vayas a subirte a tu moto, asegúrate de llevar tu casco, tu equipamiento y tu RUTAID, necesaria compañera de ruta.

posicionmanosmoto2

Deja tu comentario

Tu correo no sera publicado.